6/7/11

Vivaldi podría ser vengado por la Justicia española



Eduardo Bautista (Foto LD)


Link para la descarga del Auto del Juez Ruz. Gentileza de 'El País'.


Teddy Bautista ha logrado algo muy raro en España: la unanimidad de los ciudadanos en torno a su persona, señalándole como uno de los personajes más odiados.

Los lectores no españoles se preguntarán quién es este señor. Si siguen el vínculo del párrafo anterior, verán que es un cantante de un grupo musical que tuvo un éxito notable en 1968 con una canción que los españoles conocemos como «Ponte de Rodillas». Menos repercusión tuvieron sus posteriores intentos de conseguir otro «hit» con experimentos terroríficos, a falta de inspiración, entre los que destaca el destrozo de «Las Cuatro Estaciones» de Vivaldi con nocturnidad, alevosía e injustificado sufrimiento en el atentado contra la cultura.




Visto que en el campo de la composición no tenía mucho que hacer, se dedica a la interpretación, obtiene papeles importantes en musicales y en los '80 es elegido como Presidente de la Sociedad General de Autores de España (SGAE), puesto en el que se mantuvo hasta este momento.

No me consta; pero quienes saben de esto dicen que fue muy buena su gestión durante un tiempo, logró convertir la SGAE en un grupo de presión con grandes cotas de poder que actuó como lobby en defensa de sus intereses y, entre otras cosas, logró imponer un canon digital a todos los productos informáticos susceptibles de servir como soporte de copias de archivos , bajo la excusa de que la piratería generaba grandes perjuicios y pérdidas, tanto para los autores como para la SGAE. 

La ironía es que los propios autores, los primeros que necesitan hacer copias de su obra para mantenerla a salvo de incidentes en el disco duro o para liberar espacio, en el caso de los creadores cuyos archivos ocupan mucho espacio (músicos y diseñadores, por ejemplo), tenían que pagar un canon por hacer copias de sus obras. Y el resto nos sentimos como lo haríamos si tras comprar un coche, tuviéramos que abonar un canon especial cada vez que lo poníamos en circulación; por si infringíamos el Código de Circulación, lo hiciéramos o no.

Además, creó un cuerpo de inspectores que se colaban en fiestas, bodas, banquetes, conciertos benéficos, incluso llamaban a la puerta de domicilios habitados por sospechosos de piratería (siempre desde el punto de vista de los responsables de la cosa en la SGAE), se hacían pasar por funcionarios de justicia y pretendían, no siempre con éxito, incautar el material informático del sospechoso. 

Gracias a esas tropelías, tanto la Sociedad que preside como él mismo, se convirtieron en blanco directo del odio de los ciudadanos que se sentían maltratados en sus derechos fundamentales por una negación del principio constitucional de la presunción de inocencia y se veían obligados a abonar de forma preventiva derechos de autor, aunque jamás bajaran una copia ilegal de la Red. 

El fin de semana pasado, los detractores externos e internos de la gestión del Gran Teddy hicieron que ardieran las redes sociales con la noticia de su detención, junto con varios directivos de sociedades vinculadas con la SGAE.

De inmediato, salieron en tromba los defensores, compañeros de la Junta Directiva, a asegurar que era una conspiración, que era una gilipollez (perdonen, así se expresaron) mantener que hubieran podido desaparecer cuatrocientos millones de la SGAE, que nadie que supiera cómo funciona la entidad podía creer eso. Otros, periodistas serios, pedían cautela, que se respetara la presunción de inocencia, que había que esperar a la sentencia; porque se estaba perjudicando el buen nombre de una persona y podía pasar lo mismo que con Strauss-Kanh.

Yo respeto muchísimo la presunción de inocencia del señor Bautista; al contrario que él que jamás respetó la mía y me hace pagar por copiar mis propios archivos. Sin embargo, quienes se lanzaron en tromba a acusarnos a todos de sumarnos a una conspiración, hoy han tenido que callar y tomar medidas apresuradas

Ayer a última hora, el Juez Ruz, que dirige la investigación, dio a conocer el auto que les he enlazado arriba. Ha sido demoledor, tanto que tuvieron que dar marcha atrás sus defensores. Lo que más me gusta del auto es este parrafito en el que se transcribe la conversación interceptada por los investigadores entre el «cerebro» y otra imputada.

- Conversación telefónica de fecha 09.06.11 entre Neri y su pareja María Antonia en la que ambos hablan de una reunión previamente mantenida por Neri en la SGAE para tratar el tema de la supuesta fusión o integración de la SDAE en la SGAE. En dicha conversación Neri trasmite a su compañera que les ha dicho a las personas presentes en dicha reunión (según identificó el propio Neri se trataría de Ricardo Azcoaga y del abogado Colman): “Queréis montar ésto de esta manera que estás obligado a hacer una publicación en prensa o comunicárselo a todos los acreedores y tú, no sé si lo sabes, pero tienes de acreedor, por casi dos millones de euros al Ministerio de Industria, que lo que van a recibir en el peor momento, porque están histéricos ahora mismo, van a recibir una carta que les dice que toda la pasta que han estado metiendo en la SDAE era una puta mentira”, MARIA ANTONIA añade “y que es para la SGAE”, NERI dice “exactamente”, posteriormente NERI le comenta que lo que dicen es que siempre les va a interesar porque van a cobrar y que NERI les ha dicho “que el Ministerio de Industria no es un banco, esto no lo está haciendo como un tema financiero, lo está haciendo de política, es una política”, MARIA ANTONIA le dice que ciertamente es complicado, NERI le responde que eso sólo se puede hacer escondiéndolo, que ya les ha dicho NERI cómo se hace, les ha dicho: “si hacemos la fusión, tienes la ventaja de que no tienes que hacerlo con anticipación pero lo tienes que publicar después, pero ¿cuándo lo públicas? el 1 de agosto…primero hecho y después el 1 de agosto, cuando están todos de vacaciones y después , además, decides que (…) el 1 de enero del 12 y mientras tanto empiezas a hablar con unos, con otros y cuando convoquen las elecciones vas y le dices al Ministerio , bueno que a partir de ahora te pago yo”,  Maria Antonia dice: “entre que son Funcionarios, entre que son el Ministerio de Cultura, que son idiotas, entre que están en elecciones, entre que están de vacaciones, pues es que  imagínate”, Neri dice: “que por eso hay que jugar con todo eso. Hoy la noticia es que las ratas comienza ya a abandonar el barco, en el Ministerio de Justicia, todos los Secretarios y Subsecretarios se han pirado”, Mª Antonia dice: “Porque ya les han prometido cosas”, Neri dice: “que en otro sitio,  o sea, que se están descomponiendo”.


Me encanta el maltrato que les prodigan a sus grandes valedores: el Ministerio y el Gobierno, de paso, que ha sido su gran aliado en estos años de expolio y prepotencia, plegándose a todas las exigencias del lobby en perjuicio de una mayoría de españoles honrados. Ratas, les llaman. Dado el grado de relación que han tenido con los calificados a lo largo de años, algún motivo tendrán para llamarles así.

Tengo que decir que mantengo la presunción de su inocencia, pese a los indicios razonables de que se han cometido delitos, con conocimiento del señor Bautista. Del mismo modo, digo que si un día se le declara culpable, me sentiré reconfortada. No por el dinero que me ha «birlado» bajo el amparo del Gobierno y las Cámaras. No por su vergonzosa matonería en el proceso recaudatorio. Nada de eso.

Lo que no le perdonaré nunca a Teddy es lo que hizo con Vivaldi. Destrozar 'Las Cuatro Estaciones' como lo hizo en su momento debería ser suficiente para que le condenara por un delito de lesa humanidad y daños irreparables al legado cultural. Y apuesto que no pagó nada a la SGAE por utilizar la obra de un músico para perpetrar ese horror. Si le declaran culpable, sentiré el mismo alivio que las víctimas de Al Capone, cuando le vieron entre rejas por un delito fiscal. No es suficiente, tras asesinar esa obra maestra con tanta saña y furor; pero al menos, pagará por ello aún a través de una felonía menor.

4 comentarios:

José Antonio del Pozo dijo...

Tienes razón, lo que hizo Teddy con Vivaldi son abusos deshonestos, qué impresentable.
Saludos blogueros

jano dijo...

Carmen: Lo de la ESGAE es de juzgado de guardia en el fondo y en la forma, con la connivencia de un gobierno que les ha apoyado incondicionalmente.
Personajes como Teddy y Ramoncín no tienen sitio en un organismo, que debe existir para garantizar la propiedad intelectual legítima de los autores serios, y deben desaparecer para que otros con más solvencia intelectual puedan defender los derechos de autor sin caer en la vergüenza de esta directiva.
Un saludo.

jano dijo...

SGAE, coñe.

Carmen Quirós dijo...

No estaba mal lo de ESGAE, don Jano: estafadores (presuntos) a la sociedad general de autores de España.

José Antonio: abusos deshonestos no. Violación, asesinato y descuartizamiento. ¡Terrorífico!

Gracias por su visita, caballeros.