11/7/11

¡Ay, ji, ji, jo,.jo, jo, candidato y remodelación!

José Luis Rodríguez Zapatero, este lunes, en el Palacio de la Moncloa. | EFE
José Luis Rodríguez Zapatero en su intervención (EFE para LD)


Habemus remodelación del Gobierno. No es una crisis, sino una cobertura de huecos tras la dimisión de Rubalcaba. José Blanco pasa a portavoz y Antonio Camacho a Interior.

Nos tememos que se trata de conjugar la labor de gobierno con el apoyo a la campaña del candidato. Todos los comentaristas políticos coinciden en que todo apunta a que todo apunta a que las elecciones serán en el próximo otoño, puesto que si se pretendiera seguir hasta marzo, la remodelación tendría que ser más profunda.

Y en tanto llegan las elecciones, el candidato ya está en campaña, anunciando impuestos y contando que los bancos tienen que destinar sus beneficios a ayudar a la recuperación del país.

El problema, la realidad, es que los bancos hoy se han dado una gran costalada en la Bolsa. No hay dinero. No lo hay ni en los bancos; tanto porque la crisis ha paralizado la economía con una destrucción violenta de empresas, como porque las dificultades para la financiación son muy grandes, los intereses son altos y la prima de riesgo país, se ha disparado a los 342 puntos básicos. Es decir: la deuda que haya colocado hoy el Gobierno, costará seis euros por cada cien. Según los expertos, por encima de los 200 puntos España entra en riesgo de quiebra.

La debacle de la bolsa, por desgracia para el candidato (o por suerte, tal vez) ha eclipsado las noticias políticas y los mensajes. Italia ha entrado en el club de los países en riesgo. Grecia parece que ni con ayudas podrá pagar su deuda. 

En medio de todo este caos, el Gobierno centra todo su interés en poner parches para alargar la legislatura todo lo que aconsejen los intereses del partido socialista.

La parte buena es que estamos en verano y, aunque no haya mucho dinero y muchos tengan/tengamos que apretar el cinturón, incluso renunciar a las vacaciones, sigue siendo el tiempo de hacer escapadas, reencontrarse con amigos y familiares que viven lejos y disfrutar del buen tiempo y los días largos a su lado.

A eso voy a dedicarme de aquí a finales de agosto. No solo necesito descansar y disponer de tiempo para los míos sin cortapisas, sino que siento necesario tomar un respiro para reflexionar sobre la línea adecuada para el blog. Asomaré de vez en cuando; pero no serán ya tan frecuentes las entradas. 

Me deseo y les deseo un feliz verano. No olvidemos nunca que todas las soluciones están en nuestras manos y que somos capaces de superar hasta los efectos de Atila ZP.

4 comentarios:

Gulliver dijo...

El panorama pinta elecciones anticipadas en noviembre. No creo que sean capaces de estirar la legislatura con la situación esquizofrénica actual en la que el candidato socialista necesita hacer un discurso contrario a la linea que sigue el Gobierno socialista.
Que pase usted un buen verano, Dª Carmen.

Carmen Quirós dijo...

Hay indicios de que es así, Gulliver; pero son tan irresponsables que no las tengo todas conmigo.

Buen verano también para usted, Gulliver.

José Antonio del Pozo dijo...

Estoy con Gulliver: november. Se ha dicho ya: esta remodelación es una filfa, lo propio de un Zp remendón.
Saludos blogueros, Carmen

jano dijo...

Lo de la remodelación del gobierno suena a chiste. La única remodelación que se percibe es la del ideario socialista con un Rubalcaba que predica lo contrario que el gobierno, un Felipe González que abjura de su simpatía hacia el partido pero no de su militancia y una militancia de base totalmente desencantada que mira hacia otro lado en silencio. Y España y parte de Europa... En la cuerda floja.
¿Le quedará algo a Zapatero por destruir?
Un saludo a todos y felices vacaciones, Carmen.