30/3/12

Urge aumentar las subvenciones a los sindicatos





La imagen de la izquierda muestra el aspecto normal de una calle de Oviedo. Estamos orgullosos de la limpieza de nuestra ciudad y la cuidamos con esmero, aunque la crisis haya reducido los servicios de limpieza y la Ley antitabaco sea un elemento clave en la mácula de las aceras, debido a la expulsión de los fumadores a la calle y el escaso civismo que muestran muchos arrojando las colillas al suelo, en lugar de llevar un recipiente para recogerlas o acercarse a una papelera para tirarlas.

La segunda muestra una serie de pequeños comercios del casco antiguo, en concreto en la calle San Juan a las nueve de la mañana. Uno de ellos es un comercio de alimentación que lucha por sobrevivir, como todos, en la crisis; con la particularidad de que constituye el último superviviente de los comercios de toda la vida en esa calle. A esa hora debía estar abierto; pero el propietario está amenazado por los piquetes. Si abre le rompen las lunas y el seguro no cubre el destrozo, con lo que, dada la estrechez que atraviesa, ese daño sería su ruina.




Pasamos a la calle perpendicular. Han pasado piquetes por allí dejando rastro. Aún es escaso; pero continuemos. El servicio de basuras no ha funcionado debido a la huelga. Todo edificio tiene cuatro cubos de basura: el negro, para la orgánica, el amarillo para los envases, el azul, para el papel y el verde para el vidrio, que se sacan en los días correspondientes. Las brigadas de basuras vuelcan sus contenidos en los camiones de forma selectiva y así se aligera su trabajo; pero cuando hay anunciadas huelgas, se opta por preservar del vandalismo los cubos y dejar las bolsas colocadas con cuidado junto al portal.



No falta un gracioso que opte por trasladar una bolsa a la plaza; pero es una travesura infantil. Damos gracias de que no la haya reventado y esparcido su contenido.





Continuemos el recorrido. La fotografía de la izquierda muestra una imagen habitual del Campo de San Francisco. Cuidado con mimo, las brigadas de jardineros lo mantienen impecable; pero hete aquí que la huelga ha animado a algún vándalo a esparcir basuras en la parcela enfrentada a la de la imagen impoluta.




McDonald's se sitúa frente al parque y son muchos los ovetenses que en días soleados y cálidos como los que estamos viviendo, llevan su comida al parque, la consumen disfrutando el aire libre y depositan religiosamente los envases en las papeleras. Las fotos son una muestra representativa del espíritu cívico de los ciudadanos.

Pero seguimos caminando para llegar ante el edificio de los sindicatos, situados justo en la acera de en frente de la esquina de poniente del Parque y éstas son las imágenes que ofrecía esta mañana su entorno:












Bajamos por la calle Toreno, la que une esa esquina con la calle principal: Uría. En la esquina de poniente está el Banco de Santander. Estaba abierto; pero los piquetes habían dejado su impronta en él:



Yo conmino desde aquí al Gobierno que elabore cuanto antes la tan demorada Ley de Huelga que garantice el derecho inalienable de los españoles a hacer huelga y manifestarse cuando lo consideren oportuno. 

Pido que esa Ley proteja a muerte a quienes deseen unirse; pero que incluya las siguientes normas:

Los sindicatos convocantes de la huelga serán responsables únicos y objetivos de todos los daños que sufran particulares, empresas, bienes públicos y privados el día de la huelga. Ningún perjudicado por un acto de vandalismo tendrá que probar que fueron miembros de los sindicatos los causantes de los daños. Basta que alguien, en un día de huelga sufra un daño en su local, para que se haga responsable a los convocantes, salvo prueba  en contrario.

Cuando se convoque una huelga, todos los establecimientos y empresas, previa reunión de sus empleados, en su caso, voten si se suman a la huelga. En caso de que el voto a secundar la huelga tenga mayoría absoluta o, en el caso de que no haya empleados, el propietario decida sumarse a la huelga, el establecimiento o empresa colocará en lugar visible una pegatina o manifiesto elaborado por los trabajadores, pegado en el interior de una de las vidrieras, para que no haya lugar  a equívocos, en la que quede patente su voluntad de secundarla.

Aquellas empresas, establecimientos o negocios de cualquier tipo. que el día señalado no tengan colocado ese distintivo, tendrán pleno derecho a abrir y serán protegidos por la policía local o nacional para garantizar su seguridad.

En caso de que no existan efectivos suficientes para esa protección, todo establecimiento que, en el momento de la apertura, vea imposibilitado el acceso por cualquier tipo de sellado en su cerradura, llamará a la policía municipal para denunciar y que quede constancia del sabotaje. Los agentes del orden entregarán una copia del acta de inspección en la que los agentes dan fe de que se impide el acceso y con ese documento, el perjudicado se presentará en la delegación de Hacienda más cercana o en la Alcaldía, si no hay Delegación de Hacienda en la demarcación, para reclamar los daños. 

Lo mismo ocurrirá si en el transcurso de la jornada de huelga, sufre daños en la integridad de su negocio: rotura de vidrieras, pintadas, colocación de pegatinas, etc., que exijan una reparación para devolver la fachada a su estado inicial.

Procederá del mismo modo si algún piquete invade su negocio y bastará la declaración de un par de testigos, en el caso de que las fuerzas del orden no puedan atender su llamada con la debida celeridad para dar fe del incidente.

La limpieza de las calles y la reparación de desperfectos en mobiliario o espacios públicos como calzadas, aceras, parques o plazas, provocados por el vandalismo, la quema de objetos o el desparrame de residuos, correrá a cargo de empresas privadas, que presentarán el informe y la factura correspondiente en la Delegación de Hacienda o el Ayuntamiento y  si no las hubiere, los servicios de limpieza municipales tasarán el sobrecoste derivado de los efectos de la huelga en sus tareas rutinarias de limpieza, para que éste tramite ante la Hacienda correspondiente el cobro de la factura.

La Hacienda Pública abonará esas facturas de forma inmediata y remitirá las cuentas de lo abonado al organismo correspondiente, para que cuando llegue la hora de entregar a los sindicatos sus subvenciones, descuente esos importes adelantados de las cantidades que han de percibir, para resarcir a la Hacienda Pública de los daños causados a los particulares en una jornada de huelga general o parcial.

Dado que los dirigentes de los principales sindicatos han anunciado que esto es el aperitivo, urge esa ley para que los pequeños empresarios indefensos, las empresas que atraviesan crisis que no pueden soportar esas movilizaciones y las que pueden; pero no tienen por qué invertir en reparar los destrozos de los vándalos y los servicios públicos exhaustos que han de reparar los daños físicos que causan en los bienes públicos, no sufran de forma innecesaria por el vandalismo que generan estas convocatorias.

Por eso pido que incrementen las subvenciones. Si los Sindicatos tuvieran que pagar hoy por las secuelas privadas y públicas derivadas de la convocatoria, el conjunto de las subvenciones y vías indirectas de ingresos no alcanzarían para cubrir los gastos derivados de la acción de piquetes y espontáneos. 

Nada gana la causa que abanderan con esos actos de vandalismo. Sólo demuestran que esas convocatorias sólo tienen como objetivo exhibir un supuesto alarde de poder que en nada nos beneficia, más en tiempos tan críticos y son una vía perfecta para que todos los antisistema, vándalos y descerebrados, se crezcan y campen a sus anchas sembrando el caos.

Cuando esas convocatorias afecten de forma directa a sus arcas, en primer lugar, cuidarán mucho de que se produzcan actos como los que ocurrieron hoy en muchas ciudades y, sobre todo, atarán corto a sus piquetes, para que hagan algo más que intimidar a quienes quieren ir a trabajar, en muchas ocasiones porque no pueden permitirse no hacerlo, en otras porque no están de acuerdo y, de este modo, se logrará que el derecho a la huelga, el derecho al trabajo y el derecho a la integridad de patrimonio privado y público, quede a salvo.






11 comentarios:

Asturianín dijo...

Dª Carmen, sí que urge una Ley de Huelga. Y también sería necesario que hubiera transparencia (como ahora dicen) en las cuentas de los sindicatos, que se acabaran las subvenciones (o que se disminuyera considerablemente su cuantía), que se cumplieran las leyes que ahora mismo exiten...

Buenos días

Asturianín dijo...

Dª Carmen, luego lo comentaré en el blog de D. Santiago. Creo que hay que hacerlo. ¿Ha visto lo que nos trajo D. Loco a las 1:20 p.m.? Lo comenta el diario Expansión:

http://www.expansion.com/2012/03/30/economia/politica/1333104072.html?a=f96d2da06da117289fc0c753d8c4c755&t=1333106172

Concentración... ¿Concentración? ¡Pero, bueno! La segunda fuerza más votada en Asturias, se queda fuera. ¿Qué puñetas (con perdón) van a concentrar? ¡Habrase visto!

Perdone, pero si no desahogo ahora, reviento.

También lo he comentado en la página de Naroh, que nos trajo Dª Pussy Cat. Y ya sé que a la citada (y a algún otro) lo que diga les va a sentar en una patada en el bajo vientre. Pero, si no se lo digo, reventaré. Entraré a la noche (por la tarde andaré ocupado).

Un abrazo.

Carmen Quirós dijo...

Imagino que en la Ley de transparenciases incorporarán mecanismos de acción ciudadana como ocurre en las otras leyes de nuestro entorno.

En el momento en que se promulgue o se vea ya un proyecto de Ley avanzado, el primer paso que tenemos que dar los ciudadanos es poner en marcha una estructura de organizaciones ciudadanas cuyo objetivo sea mantener un seguimiento y control de los diferentes organismos y organizaciones dependientes de la Administración o que reciben fondos públicos parar controlar tanto las subvenciones como el modo en que se gastan.

En ese momento, los sindicatos no sólo tendrán que presentar programas de cursos de formación ante el Ministerio de Trabajo, sino que los ciudadanos tendremos acceso a esa información y también controlar si se dan, por fin, esos cursos, si cumplen con el programa presentado, la calidad de la formación que imparten y otros muchos extremos.

En cuanto a la propuesta de Prendes me parece que, tal como están las cosas en Asturias, es muy complicada. Parece, por lo que cuenta la prensa que Cascos está dispuesto a darle la presidencia al PP. Si logran el voto de UPyD para la investidura, será un éxito y la mejor solución. Si gobierna el PSOE, los ciudadanos tendremos que ponernos a trabajar duro para desmontar sus chiringuitos usando la Ley de Transparencia.

Va a ser una batalla dura; pero los asturianos no tenemos otra opción que meter en vereda a nuestros políticos y llevarles a latigazos, si es preciso, a cumplir con sus obligaciones.

Un abrazo.

jano dijo...

Carmen: Hermoso paseo fotográfico por Oviedo, preciosa ciudad siempre a pesar de las basuras derramadas, que no da tiempo a que echen raíces y se integren en el paisaje.
¿Para cuándo esa ley que, resumida castizamente, sería "el que rompe paga", como en las barracas de tiro de las ferias?
¿Hasta cuándo deberemos padecer los piquetes "informativos", que no son más que la chusma mamporrera de los sindicatos "de clase",liberados y que nada tienen que perder?
Cuando se propone una huelga-derecho legítimo de los ciudadanos-no se hace de la noche a la mañana y sin dar explicaciones ni argumentos: Debería estar sobradamente explicada y justificada y sobran los matones sin cerebro, que lo único que saben hacer es el trabajo sucio a los capos del sindicato, que no manchan sus manos con el trajín mamporrero porque las necesitan para recibir el dinero que no se merecen.
Sindicatos y empresarios deberían recapacitar en estos tiempos de crisis y aunar esfuerzos y sacrificios. También existen empresarios que se pasan el derecho a la huelga por el arco de triunfo y amenazan a los trabajadores huelguistas con el despido fulminante y se aprovechan de la coyuntura para "putear" al trabajador que ya no interesa, con el único fin de no pagar un despido, cada vez más en almoneda.
Lo siento, pero no confío ni en sindicatos ni en empresarios porque ambos no son ejemplo de honradez, como no confío en la brutal reforma laboral de Rajoy porque no va a generar empleo de calidad y sí despidos masivos (que ya se están dando).
Ahora, más que nunca, necesitamos unos sindicatos libres (sin ataduras a un gobierno que les pague) y con vocación de servicio al trabajador (también al trabajador en potencia, al para do, que nunca ha sido objeto de interés por parte de los sindicatos), trabajando según la regla de San Benito (ora et labora); y unos empresarios que verdaderamente sean emprendedores y luchen por sus empresas sin abandonar la nave ante la amenaza de naufragio, como harían las ratas.
En definitiva, querida Carmen, que yo votaría si pudiera por su proyecto de ley, como admiro y leo todo lo que piensa y escribe.
Saludos.

julia dijo...

Me parece bien la propuesta de UPyD, que también la hace para el gobierno andaluz. Es una propuesta en "clave" nacional, pero la considero necesaria. Ojalá hubiera un gobierno así en España, decidido a evitar otra más que posible Grecia.

Que la propuesta no sea factible por culpa de los socialistas (de los comunistas no merece la pena perder el tiempo hablando de ellos) no quita el que es bueno hacerla, y así recordar que otro tipo de política es posible, que así se hacen las democracias fuertes y dinámicas, etc, etc. En fin.

Ignacio Prendes –buena gente y sensato a cuya altura, tarde o temprano, no estarán sus jefes de los que tengo mala opinión- tendrá que decidir, excepto que prospere el recurso de FAC contra algunos votos de la emigración (¿¡). Que tenga suerte y que acierte, por el bien de todos.

Pero, aunque nadie quiera enterarse -con Asturias los periodistas están danto un estupefaciente ejemplo de poca profesionalidad- el problema real de los asturianos se llama Rajoy y su poca clase como político. Aunque lo haga de cine en política nacional (ojalá),su escasa talla política, su mediocridad la muestra en esta mínima CCAA todos los días, a través de su sucursal asturiana .
Que estamos en manos del PP asturiano y genovés, señores, y esto tiene poco arreglo.

Por cierto, un ejemplo del loco periodismo y de su vagancia: hace unos días en “El Comercio” leí un artículo sobre todo lo que aquí pasa escrito por alguien a quien en principio respeto, Félix Madero. En el mismo periódico regional donde todos los días Juan Neira escribe y le puede llevar de la mano hacia los hechos, que no opinión. Como si nada. Un artículo para el grupo Vocento y a mi qué me importa la realidad.

Carmen, espero que me disculpe por aprovechar su blog para dar mi opinión, más bien un desahogo hoy, pues veo que esto no va para ningún lado y, parece mentira, veo que aún tenía esperanza. De todas formas, veremos.

Muy bueno el reportaje fotográfico. Ayer por primera vez en toda la historia de la democracia, dos amigos que tienen sendos negocios en Oviedo, muy diferentes, con grandes escaparates, han abierto, se han rebelado. Me enteré ayer por la noche, y aunque no les dije nada, me llevé una alegría. Nos quedan esas cosas, el decir que no, si así nos parece. Un saludo y gracias

Carmen Quirós dijo...

Don Jano, estoy plenamente de acuerdo con su opinión sobre sindicatos y empresarios. Seguro que hay sindicalistas honrados y empresarios ejemplares; yo he conocido algún exponente significativo de la figura de un empresario ejemplar; pero, abunda cada día más la especie de los impresentables. No es raro. España atraviesa una crisis moral mucho más dramática que la económica y esto no se solucionará en tanto no se recupere la decencia y la honestidad en las relaciones entre los individuos.

Si usted quiere votar mi propuesta, me pongo a redactar la ley de huelga, recabo medio millón de firma y la presento en el Congreso como iniciativa popular. Voy a consultar a ver si valen firmas electrónicas. Así sería más fácil. :D

Doña Julia, estoy de acuerdo con usted. Por favor, no me pida disculpas por opinar en mi blog. Es un gran regalo para un bloguero que entren lectores en su blog y opinen con toda libertad.

Un saludo.

gorkataplines dijo...

Doña Carmen, como medio asturiano que soy, y con aspiraciones de serlo al 100%, comparto su preocupación y tiene usted toda mi solidaridad.

Como esto no salga bien Cascos, y el PP, habrán hecho un pan como unas tortas.

Muchos estamos con los ojos puestos en Rosa Díez, ha llegado el momento de que se retrate en serio.

Un saludo,

GT

gorkataplines dijo...

Hablando de Tocho y Méndez:

Dos varas de medir

Curiosa vara de medir la de los sindicatos. Mientras UGT y CCOO organizan una huelga general en protesta por la precariedad laboral y en defensa del empleo, en la compañía Iberia se oponen a la huelga que pilotos, auxiliares de vuelo y personal de tierra hacen por el mismo motivo. Al parecer su ejercito de liberados sindicales -muchos de los cuales no se ha puesto el buzo de trabajo en veinte años- son los únicos que no se han enterado de que al menos ocho mil empleados, casi la mitad de la plantilla, engrosará las listas del paro en breve. No ocurre lo mismo con sus afiliados de a pie, que ven perplejos cómo se llevan cuarenta de los cien aviones de Iberia a la nueva compañía de vuelos baratos, que ya ha dicho que no contará con ellos. Está cantado: en un año Iberia les dirá que sobran la mitad.
Así pues, mientras los afiliados ven las orejas al lobo, sus delegados sindicales silban, miran para otro lado y se van de manifa detrás de Toxo y Méndez. Se ve que para los profesionales del sindicalismo lo primero es lo primero.

Carmen Quirós dijo...

A mí me tiene estupefacta lo que está pasando en Iberia. La compañía tiene todo el derecho del mundo a abrir líneas de bajo costo para competir en un mercado que está creciendo de forma exponencial. No veo ninguna posibilidad de que una huelga sirva para modificar los planes de la dirección y está causando graves pérdidas en beneficio de otras. No es raro que el propietario de Ryan Air les de las gracias.

No parece la mejor manera de preservar el empleo; pero supongo que los sindicatos tienen razones que los humanos normales no comprendemos.

Un saludo.

gorkataplines dijo...

- VII Convenio colectivo de pilotos, Disposición  Final Quinta: "La Dirección de la Empresa se compromete a no segregar de IBERIA LAE S.A. la operación de vuelo salvo acuerdo previo con la sección sindical del SEPLA en Iberia".
Cualquiera que sepa leer entenderá que la creación de IBERIA EXPRESS es ilegal. Para que iIberia firmara lo anterior, los pilotos hicieron grandes cesiones económicas y laborales. Ahora sólo piden que Iberia cumpla su parte.

-Los pilotos son consientes de la necesidad de IBE Express, tanto es así que ofrecieron a Iberia aún más cesiones económicas y laborales para volarla ellos y que resultara mucho más rentable que la compañía que está haciendo Iberia. Por qué Iberia no acepto?: http://requiemporiberia.blogspot.com.es/2011/08/por-que-iberia-no-quiere-pilotos-de.html

- "...Al parecer su ejercito de liberados sindicales -muchos de los cuales no se ha puesto el buzo de trabajo en veinte años- son los únicos que no se han enterado de que al menos ocho mil empleados, casi la mitad de la plantilla, engrosará las listas del paro en breve. No ocurre lo mismo con sus afiliados de a pie, que ven perplejos cómo se llevan cuarenta de los cien aviones de Iberia a la nueva compañía de vuelos baratos, que ya ha dicho que no contará con ellos. Está cantado: en un año Iberia les dirá que sobran la mitad..."

-En un minuto: http://www.youtube.com/watch?v=qACEXKwLdXw&feature=youtube_gdata_player

Doña Carmen, veo que el poderoso departamento de comunicación de Iberia, que trabaja a brazo partido, cosecha buenos resultados. SEPLA, por su parte, no es el mayor comprador de periódicos de España ni se anuncia en TV, prensa y radio y por lo tanto no le escucha ni el Tato. Sin embargo si los humanos normales se toman la molestia verán que la huelga no es un capricho y que fuera de la órbita de la propaganda de Iberia hay vida inteligente y argumentos de peso.

Carmen Quirós dijo...

Señor Taplines: Iba a contestarle con un largo post; pero creo más interesante dedicar una entrada a este asunto. Allá voy.