27/10/11

Como pollos sin cabeza



Termina la pre campaña electoral en un espectáculo in crescendo que invita a recluirse en la Cartuja hasta que pase el 20N. Los que no podemos optar por el alejamiento del mundanal ruido, no tenemos otra opción que echarle humor a los mensajes y espectáculos que vemos, para evitar un infarto.

¿Han visto cómo se han puesto nuestros políticos con la buena nueva de que ETA no nos va a matar (si se cumplen sus condiciones) jamás de los jamases?

Patxi López corre a convocar a todas las fuerzas políticas. El Gobierno permite que la formación política de los etarras se presente a las elecciones, con la necesaria ayuda del Fiscal General, que obvia impugnar la candidatura. Urkullu dice que no hay que precipitarse; pero que hay que ayudar. Durán Lérida (Lleida para los cursis), dice que no hay que ceder ningún objetivo democrático; pero luego se pone serio y les advierte a las víctimas del terrorismo que no es la hora de la venganza.

Me quedo obnubilada. Lo lógico sería que tras el mensaje, todos dijeran, «muy bien, majos, ahora dadnos pruebas de que estáis dispuestos a portaros bien». A partir de ahí, seguimos con nuestras cosas y si quieren algo, ya saben lo que tienen que hacer. Hemos estado cincuenta años sufriendo atentados; así que no pasa nada por esperar a ver cómo respiran los asesinos un par de años o tres.

Pues no. Salvo UPyD, que les mandó a tomar viento fresco y el PP que vino a decir: vale, es muy importante que manifestéis esto sin contrapartidas; pero la ley es la ley y se os va a aplicar, el resto andan de cabeza. Se devanan los sesos para imaginar cómo complacer a los terroristas y darles gusto sin necesidad de que ellos pidan nada. ¿Lo entienden? Yo no.

Y luego vino el vídeo del PSOE. Un partido que está desgañitándose en la supuesta defensa de la enseñanza pública a cara de perro contra la presidenta de la Comunidad de Madrid; porque ella está atentando contra esa calidad pidiendo a los profesores que den veinte horas semanales de clase (el límite legal es de veintiuna) y cuentan a quienes les quieran escuchar que si gana el PP, poco menos que cerrará las escuelas. Un partido en el que salvo dos, que llevan a sus hijos a centros públicos, el resto de los dirigentes llevan a sus hijos a privados o concertados. Un partido que quiere presentarse como dignificador de la clase trabajadora (sea eso lo que sea; porque Botín creo que trabaja unas doce horas diarias, incluidos fines de semana y fiestas de guardar). Ese partido va y suelta esto.



Primer detalle: un niño «de derechas» diría niñera, tata o nana; cuidadora es el término que usan los pijiprogres para el noble y muy importante trabajo de sustituto de los padres en el cuidado y atención de los niños. Dado que el niño en cuestión usa esa palabreja, lo que viene a la cabeza de muchos es que ese niño debe ser hijo de un ministro que lleva a sus hijos al British Council, que tiene un uniforme muy parecido.

Segunda perla: la ropa de «Carmen». Ninguna señora de derechas de toda la vida enviaría a la niñera vestida con uniforme doméstico de limpiadora a llevar al niño al colegio. Sí haría eso una nueva rica (evocación a la sobrevenida riqueza de los dirigentes del partido), que no pierde ocasión de demostrar al mundo su poderío. 

Tercera perla: «Carmen» lleva a su hija a la escuela pública. Luego la escuela pública es para «pobres». La realidad es que muchos profesionales y personas adineradas quieren enviar a sus hijos a escuelas públicas muy reputadas y no son admitidos porque otros tienen preferencia por razón de ingresos de la unidad familiar. Bien está; pero es penoso que lance ese mensaje quien se supone defensor de la escuela pública como centro de tanta calidad como la privada.

Cuarta perla: Han tuneado el nombre del centro; pero, la realidad es que el centro en el que entra la hija de Carmen es uno de los institutos de excelencia educativa que ha creado para este curso la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Cierto que la mayoría no pueden reconocer el edificio; pero muchos sí y, en todo caso, le dejan en bandeja la bomba de profundidad al PP, señalando ese detalle.

Quinta perla: La utilización de un niño para representar una visión de la sociedad que no se corresponde con la mentalidad de la España actual ni por asomo.

Al final, hasta el pope Gabilondo ha dicho que no es acertado y el Ministro Jáuregui ha lanzado la misma consigna. 

No lo entiendo. El principio: «que hablen de mi, aunque sea mal; pero que hablen» no se aplica como estrategia de publicidad a este caso. No necesitamos que nos recuerden que existe el PSOE y se presenta a las elecciones. ¡Ojalá pudiéramos olvidarlo! Y este vídeo envía un mensaje nefasto al electorado, basado en la descalificación gratuita del contrincante, sin aportar ningún valor programático a la campaña.

Creo que en EEUU están desarrollando un programa para tratar a los soldados traumatizados por los escenarios bélicos, para generar sueños artificiales, como terapia eficiente para que puedan dormir y retornar poco a poco a una existencia normal. ¡Ojalá lo consigan! Podremos comprarles la técnica y superar el trauma de los horrores vividos estos años a manos de los artistas del vídeo «niño rico, niña pobre».

2 comentarios:

jano dijo...

El video como chiste está muy bien aunque tenga muy poca gracia y, teniendo en cuenta las ínfulas de nuestros progresocialistas, es aún más descojonante si cabe. Pero no se preocupe porque calará hondo entre la reserva del ejército socialista: los millones de pobres que genera este partido y que viven del PER, las pensiones no contributivas, el salario social, las ayudas familiares para mayores de 55 años y la economía sumergida; como las empleadas de hogar sin asegurar (porque no les interesa) que cobran 10€ la hora y trabajan en muchas casas sin rendir cuentas a Hacienda ni a la Seguridad Social.Después, ya mayores, no pueden mantener el ritmo de su trabajo y tratan de conseguir una pensión como sea.
Mis abuelos maternos tenían dos "tatas" que vivian en su casa y estaban aseguradas. Una de ellas se casó y se fue pero siempre mantuvo una relación excelente con la familia hasta su muerte. La otra, nuestra tatona, conoció a cuatro generaciones de mi familia y era un familiar más hasta su muerte, muy sentida por todos.
En mi infancia teniamos una chacha que nos llevaba al colegio público (yo siempre estudié en colegios públicos y mi hijo también) y fue fija en mi casa durante 12 años hasta que se casó, cuando su novio, que era frutero ambulante, entró en ENSIDESA por mediación de mi padre. Aún mantenemos una relación cordial y de vez en cuando visita a mi madre.
En la España pobre y atrasada de mis abuelos y también de mi infancia, las empleadas de hogar tenían un trabajo y un seguro que no les podían ofrecer sus familias y tenían también una segunda familia que las apreciaba y respetaba, y los niños de clase media como yo, vestidos con ropa de sastre y calzado de Segarra, no decíamos las estupideces del video... Simplemente eramos niños que no sabíamos qué era el futuro.
Probablemente estos hijoputas, que llevan a sus hijos a colegios de élite, tengan mucamas suramericanas, filipinas... y sin asegurar, y en las mansiones que habitan les hagan una comida especial para "el servicio". Pero nos venden la burra del "Florido Pensil" para que su quinta columna de "descamisados" que ellos han generado, les salven de la derrota que se avecina.
Enhorabuena, Carmen, por la ondulación mucho más merecida que otras menos ingeniosas, pero vascas.

Carmen Quirós dijo...

El vídeo es una patochada que solo demuestra que no tienen nada que ofrecer, Jano. Yo no creo que tenga repercusión en las clases más desfavorecidas. Pasar de una etapa de abundancia a una de miseria es muy duro y por mucho que intenten resucitar la lucha de clases, eso ya no tiene recorrido en la sociedad actual.

Gracias por la felicitación. Supongo que el patrón elige los comentarios que encajan mejor con alguna de las noticias del día o las que más le llaman la atención. Yo no esperaba una ondulación. De hecho, no lo creía cuando me llamaron para ponerme al corriente del evento.

Uno de los problemas de los vascos es que viven girando en torno a «su problema». Y como dice una amiga mía, víctima del terrorismo y más vasca que nadie, tienen un problema porque son cobardes, no les hacen frente, miran para otro lado, no quieren complicarse la vida y prefieren ser crueles que asumir riesgos.

Un saludo, Jano.