24/2/12

Inmersión en realidad






Es muy difícil que no se te hinche la vena y rujas con ira escuchando al exvicepresidente de Gobierno en su apostolado didáctico pontificando sobre las medidas que toma el nuevo equipo para poner solución al deterioro imparable del tejido económico de nuestro país, cuando vives muy lejos del coche oficial que mantiene alejado del mundo que habitamos los simples mortales al insigne prócer.

También se te hincha cuando ves a unos padres reprochando a la policía que impida que sus hijos corten las calles a la salida del colegio, diciendo que sus hijos son muy demócratas y aprenden todos los días de su comportamiento ejemplar; comportamiento que se pasa por el arco de triunfo las normas gubernativas y no pide la autorización preceptiva que, entre otras cosas, tiene como finalidad esencial reorganizar el tráfico para que cause el menor trastorno posible a la circulación y los derechos de unos, no perjudiquen los de otros. Porque esos diez minutos de nada, son el tiempo que separa la vida de la muerte de un accidentado o infartado cuya ambulancia queda atrapada en un atasco. No es extraño que estos padres que aprenden tanto civismo de sus hijos cada día, sean cómplices con sus votos del drama de tantos ciudadanos masacrados por la irresponsabilidad de un gobierno formado por gente dispuesta a aprender lecciones como las de esos padres cada día.

Ayer, en el comedor de La Cocina Económica, uno de los que sirven comida a quien carece de recursos en Oviedo (una ciudad de doscientos mil habitantes), comieron doscientas tres personas. Otro grupo conformado por familias con niños, llevó ochenta raciones de comida para consumirla en su casa. La cifra de ambos grupos aumenta imparable.

Antes de la crisis, los habituales en el comedor eran ancianos con una pensión muy escasa, personas con minusvalías; damnificados por el consumo de drogas perdidos para la sociedad y algunos parados. Eran escasas las personas jóvenes.

Hoy hay jóvenes, gente de mediana edad que no tiene perfil marginal alguno; son personas como usted y yo que se quedaron sin trabajo y no consiguen uno nuevo.

Por eso es inevitable el sentimiento de ira impotente ante las discusiones bizantinas, las algaradas de puro agit prop, la irresponsabilidad de una casta que ha sido artífice de tanto sufrimiento y desesperanza y sólo piensa en el poder perdido.

Mientras tanto, esas cifras crecerán y los que ayudamos a que esa gente coma y cene cada día sentiremos cada día más solidaridad con los desposeídos y más rabia ante la irresponsabilidad de quienes juegan sus bazas despreciando la situación desesperada de tantos españoles que no hicieron nada para merecer este terrible trance; pero pagan las consecuencias de la maldad ajena.

6 comentarios:

gorkataplines dijo...

Doña Carmen, una víctima de ETA me manda esto que cuelgo más abajo y que creo que es apropiado como comentario para su entrada de hoy. Sólo añadiré que estos indivíduos ya demostraron el 11M de 2004 que no se pararán ante nada para conquistar el poder. Repito, ante nada. Y si para ello tienen que destrozar la convivencia y llevarse el país por delante lo harán sin pestañear:

"Esta gloria nacional es quien organiza las algaradas en la calle de estos días: http://franciscopolo.com/acerca-de-francisco-polo/

Francisco Polo, un antiguo colaborador de la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, es el principal promotor de la campaña abierta en internet para reclamar la dimisión de la delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Paula Sánchez de León, por la actuación de la Policía Nacional durante las protestas estudiantiles registradas durante las últimas dos semanas.

Polo —que también canaliza las solicitudes para que el Defensor del Pueblo autonómico «depure las responsabilidades por si se produjeron abusos policiales»— creó en septiembre de 2010 la plataforma por internet bautizada como Actuable. Antes había trabajado para el PSOE en la campaña de las elecciones europeas celebradas un año antes. Su llegada a la filas socialistas se produjo de la mano de la actual «número dos» de Alfredo Pérez Rubalcaba. Polo relata en su blog personal que «aprendí de Elena Valenciano los entresijos de la política. Es una tía estupenda y siempre le estaré agradecido por todo lo que me ha enseñado». Polo, cuyo objetivo es ser «la pesadilla de los malos», trabajó junto a Leire Pajín en la Secretaría de Organización del PSOE hasta noviembre de 2010.

Ahora, centra sus esfuerzos en el «activismo social», mientras las fuerzas de la oposición, con los socialistas a la cabeza de las manifestaciones, intentan rentabilizar en términos políticos las protestas de los estudiantes. Polo, que ha logrado que el Defensor del Pueblo valenciano inicie una investigación tras recibir más de 40.000 firmas por internet, también fue el promotor de una campaña para que la Junta Electoral permitiera a los miembros del colectivo del 15-M manifestarse en la jornada de reflexión y el día de las votaciones de los comicios municipales celebrados en mayo de 2011.

Polo hace ahora bandera de la reivindicación de la oposición respecto a la petición de que la delegada del Gobierno sea destituida por «tolerar la brutal represión contra manifestaciones pacíficas y por justificarla».

Solo puedo añadir una frase de nuestro admirado Stefan Zweig

"Yo no sabía por qué había huelga, pero no hice más preguntas. estábamos ya demasiado acostumbrados a tales cosas en Austria, donde los socialistas, con excesiva frecuencia para fatalidad suya, habían utilizado este drástico método para después no sacar de él ningún provecho práctico"

Carmen Quirós dijo...

Gracias, señor Taplines. Le agradezco mucho su aportación.

jano dijo...

Lo peor de la izquierda casposa es su falta de escrúpulos a la hora de manipular la calle y vampirizar las protestas de los demás, introduciendo a sus agitadores profesionales.
Lo peor de la población es dejarse manipular por una colección de chorizos, que cada vez que asumen el poder acaban arruinando el país y no permiten, tras su caída, ningún tipo de arreglo posible. Así va España.
Saludos a ambos.
PD: no soy facha y nunca lo fui.

Carmen Quirós dijo...

Don Jano: criticar a la izquierda y sus pésimos modales democráticos no es ser facha. Ser facha es no tolerar ninguna crítica y satanizar a quienes la profieren.

Por lo demás, estamos de acuerdo.

Un saludo.

Belosticalle dijo...

Echo de menos sus reflexiones renovadas en su propia casa, doña Carmen. Este es un espacio de intimidad donde da gusto venir y ser recibido.

Puede haber mil razones para callar. Pero que no sea por desaliento.

Carmen Quirós dijo...

Había dejado a un lado otras aficiones para atender el blog y necesito unas semanas para encaminar un trabajo. En pocos días, volveré a dar la lata.

Gracias, don Belosti. Un abrazo.

Carmen