22/2/12

El ariete implacable



Video Thumb
Fotografía 'Onda Cero'


La manifestación de los estudiantes de bachillerato del instituto Luis Vives de Valencia ha sido el detonante del comienzo de una ola de manifestaciones contra los supuestos recortes en educación.

Hoy, en 'La Brújula', Carlos Alsina entrevistó a las dos partes: Sebastián Marín, vicepresidente de la APA del Instituto Luis Vives, que dejó claro que todo lo que hacían era para asegurar la calidad de la enseñanza y que estaban muy pendientes a la hora de conciliar las legítimas demandas de los alumnos con el respeto a la ley y el orden, aunque reconoció los siguientes extremos:

Que en su instituto, gracias a la gestión de la APA, disponían de fondos para afrontar los retrasos sin que se resintiera la enseñanza. 

Que los detenidos no eran alumnos del Instituto, sino simpatizantes que habían decidido apoyarles. Que sí, que eran antisistema; pero ellos no podían echarles argumentando que esa era su protesta y estaban excluidos.

En todo caso, dejó meridianamente claro que el objetivo era preservar, por encima de todo, la calidad de la enseñanza pública.

Alsina dio paso seguidamente a María José Catalá, (en el enlace pueden escuchar la entrevista completa a ambas partes) consejera de Educación de la Generalidad de la Comunidad Valenciana que dejó claros los siguientes extremos:

La Generalidad ha abonado todos los pagos pendientes. 

Estos retrasos en los pagos se venían produciendo en los últimos años. Éste se abonaron antes de lo usual en anteriores ejercicios.

El plan de ahorro diseñado por la Generalidad pasa por el despido, cuando termina el curso lectivo, de los profesores interinos; pero todos ellos, sin excepción, vuelven a ser contratados en el mes de septiembre.

Los recortes en el salario de los profesores afectan a un único complemento salarial que supone un recorte de ciento cincuenta euros mensuales.  El resto los cobran en su integridad. 

Oídas ambas partes, la conclusión apunta a una estrategia de crispación de la calle, más que a una reivindicación de derechos legítimos que decaen desde el momento en que el motivo principal: el impago de las cantidades adeudadas que generan problemas de tesorería graves en los centros, ha desaparecido con carácter previo, mediante la transferencia de los fondos reclamados.

Ustedes me dirán si llegan o no a las mismas conclusiones que yo y se sienten tan inquietos y disgustados con la irresponsabilidad de un espectro político concreto ante las graves dificultades que atravesamos todos. Con el agravante de que quienes promueven esta revuelta son los principales y directos causantes del problema que afrontamos todos los españoles, salvo unos pocos afortunados que, en su mayoría, medraron mucho o se enriquecieron, directamente, en el periodo de absoluto descontrol que nos llevó a este drama.

Perdido el poder en las urnas, el ariete que demolió nuestra economía, nuestros valores, reeditó 'las dos Españas' y nos convirtió en un país intervenido por la UE en el que la libertad del Gobierno está restringida a las directrices que nos marque Europa, sigue con su labor de castigo decidido a no cejar en su empeño destructor en ninguna circunstancia y sean cuales sean los riesgos que entraña su cazurra actitud para la recuperación de nuestra economía, nuestra convivencia ciudadana y el futuro de las nuevas generaciones.

6 comentarios:

Tineo dijo...

Buenos días Dª Carmen:
Además de estar de acuerdo con Ud, iría un poco más allá o quizá un poco antes.
Porqué los profesores utilizan a los alumnos como rehenes para reivindicar sus derechos?
Los estudiantes, los buenos estudiantes, del colegio Luis vives en este caso, pero en muchos más claro, ven penalizados sus esfuerzos por unas protestas teledirigidas y que a ellos les hace fosfatina. Cuando lleguen al examen de selectividad con una media penosa, a que facultad se van a ir? Ahí se ve, de todas formas, el intervencionismo de los partidos de izquierda en las AMPAS. Así qué ¿cómo se extrañan que los concertados estén a reventar mientras la pública agoniza?

Carmen Quirós dijo...

No hay mayor ciego que el que no quiere ver, es obvio. Me ha gustado mucho su reflexión, Tineo. Gracias por visitarme.

jano dijo...

Independientemente de los sucesos de Valencia, nada fuera de lo común por otra parte, estamos asistiendo a una demolición del Estado-en lo funcionarial y en las instituciones-que se acompaña de una hipertrofia cancerígena de lo político y los políticos, que nos llevarán a la muerte institucional.
Cuando eso suceda ¿para qué queremos un Estado?, y un Estado que día a día y por la mala gestión y el abuso de los políticos "profesionales", nos hace perder soberanía a cambio de un futuro más negro que incierto.
Saludos.

Carmen Quirós dijo...

Confiemos que la ley del péndulo llegue a tiempo para abortar ese trágico final que pinta, Jano.

Un saludo.

opusprima dijo...

Es una lástima la manipulación en la que caen estos jóvenes. Quizá es el legado de la EpC del señor Zapatero. Es una lástima que existan personas con la mente tan narcotizada. No puede ser que la ideología esté tan intrínsecamente unida a su identidad ontológica hasta el punto de seguir las consignas de aquellos que nos han llevado a esta situación. El PP sólo lleva dos meses en el gobierno. Dejemos que trabaje para salir de este atolladero.

Carmen Quirós dijo...

El problema es si la oposición va a dejarle trabajar. De momento, el señor Rubalcaba pide explicaciones por la «brutalidad policial».

Gracias por su comentario, Opusprima