11/4/11

Pidamos la eliminación de las campañas electorales




El argentino Carlos Laje reconoció el trato de favor hacia la EASP


La noticia que les enlazo bajo la fotografía, referente a la inhabilitación de la Escuela Andaluza de Salud Pública dependiente de la Junta de Andalucía, por práctica de conductas corruptas en otros países (que está siendo investigada, también, por la Fiscalía de Granada) es una muestra actual de lo que hemos estado viviendo todos estos años, de norte a sur y de este a oeste en España.




No hay nada más triste que ir a los archivos de las parroquias a buscar datos previos a la Guerra Civil. La quema de iglesias, en la que ardieron valiosísimos e irrecuperables archivos, nos privó de fondos documentales de nuestra historia que no se pueden recuperar; porque los libros de bautismos y matrimonios se instituyen en el Concilio de Trento (1545-1563) y se adoptan de forma general mucho antes de que naciera el Registro Civil. 

La labor que están haciendo las organizaciones religiosas educando, cuidando enfermos, proporcionando alojamiento, comida y otros muchos servicios en estos tiempos de crisis, es reconocida por toda persona sensata, sea o no religiosa. Si pinchan el enlace que dejo bajo esta segunda foto, encontrarán un interesante artículo sobre la Iglesia, que nos devuelve a los años previos a la Guerra Civil.

Todos estos años hemos estado asistiendo a la demolición sistemática del Estado de Derecho, a la política de banderías, a una entrega en cuerpo y alma de nuestro gobierno a adoctrinar, no a gobernar, que ha destruido nuestra economía, nuestra convivencia y todos los logros de la Transición.

También hemos tenido tiempo a analizar la actitud de la oposición. Hemos visto en nuestras CCAA, incluso sabido de primera mano en muchas ocasiones, lo que pasaba en la escena política, al igual que la que se desarrollaba en los Ayuntamientos.

Durante todo este tiempo, los políticos han vivido en su burbuja, ajenos a nosotros; pero ahora necesitan nuestros votos y sus ojos se vuelven a la chusma para convencernos de que ellos son nuestros salvadores.

No lo hacen ofreciéndonos un contrato público, diciéndonos qué programa van a aplicar, comprometiéndose, bajo pena de cese fulminante, a cumplir lo prometido en su programa. Lo que hacen es lanzarse a un espectáculo bochornoso de descalificaciones, insultos, frases que ruborizarían a un arriero, intentando convencernos de que el otro es lo peor que puede pasarnos.

Por eso pido que se supriman las campañas electorales. Conocemos de viejo a los políticos que reclaman nuestro voto, hemos estado observándoles y tomando nota, sabemos todo lo que necesitamos saber.

No necesitamos ni podemos gastarnos un dineral en estos tiempos aciagos, invertido en propaganda encaminada a manipularnos (cosa que no deja de ser obscena hasta la saciedad).

Por eso propongo que se supriman las campañas. Nos basta que nos manden el programa electoral y el currículum de los candidatos que quieren que les votemos. Con eso sobra para que tengamos toda la información válida para emitir un voto en uno u otro sentido. 

Basta ya de que nos manipulen. Basta de esos esperpentos bochornosos que constituyen la campaña electoral. 

Ninguno de ustedes, señores candidatos, merece que le dediquemos a su campaña tantos recursos y atención como nos reclaman. Ya que no tenemos otra que elegirles, por lo menos déjennos tranquilos, vivir nuestra vida, ocuparnos de las cosas importantes, entre las que no están ninguno de ustedes.

Yo ya tengo decidido mi voto, tanto para el 22M como para las elecciones generales. No voy a dejarme manipular. No voy a ir a ningún mitin, ni a dejar que me intoxiquen de ningún modo. Ya he visto todo lo que tenía que ver, sé qué es lo que debo hacer y ninguna propaganda va a cambiar mi decisión. Creo que hay muchos millones de españoles en la misma postura. Quédense con sus campañas y que les vaya bonito.

4 comentarios:

Gulliver dijo...

¡Qué razón tiene Dª Carmen!
Podemos dar un paso más. Elijamos sólo a unas docenas de diputados. Sobran 300 culiparlantes en el Congreso y el Senado completo.
Y si votamos en las elecciones generales con listas abiertas y circunscripción nacional, sería ya el acabose

Y a Don Gregorio, que le zurzan

Carmen Quirós dijo...

El acabose, de verdad, sería disponer de un mecanismo que nos permita dejar a don Gregorio con su jubilación de catedrático sin más prebendas. El servicio público político y sus derivados, deberían ser altruistas, al menos en lo tocante a pensiones de jubilación.

jano dijo...

Cada día me dan más asco los políticos, su "profesionalización" y su apego a una poltrona que les hemos construído con nuestros votos y nuestra sumisión, acatando sus exigencias sin límite. ¿Qué coño se creen que son, saltándose las normas que rigen para los demás; destetándose en un partido, como perritos (que no peritos)sumisos para obtener la bicoca que les permitirá vivir del cuento el resto de sus vidas, mientras los ciudadanos pagamos sus facturas y sus errores...?
Llevo mucho tiempo diciendo que es necesaria una rebelión en las urnas (voto en blanco/abstención)para que las cosas cambien en este país: democracia interna en los partidos, listas abiertas, exigencia de un mínimo de curriculum a nuestros gobernantes (que la mayoría dan pena)... Y, por supuesto, el mismo trato que se nos da a todos los españoles (condiciones de jubilación, sujección de los salarios a las circunstancias, dietas...) para que esta "casta privilegiada" se lo piense antes de asumir "su entrega altruista a la comunidad" y sean verdaderamente servidores públicos atrapados en una nómina como los demás, que nos lo hemos currado sin que nadie nos regale nada. Un panorama de lo más obsceno; un patio de Monipodio de toma y daca sin el menor pudor y sin la menor decencia, alimentado por la pasividad de los que sufrimos este escándalo como lo más normal, jugando periódicamente a pueblo soberano introduciendo una papeleta en una urna como auténticos gilipollas, mientras nos manipulan y manipulan a nuestros hijos descaradamente.
Muchas cosas han de cambiar. Lo que no sé es cómo, cuando y, si será una "naranja mecánica".
Un saludo, Carmen y Gulliver.

Carmen Quirós dijo...

Cambiarán cuando haya una voluntad por parte de la sociedad de que cambien, Jano. Nunca se le ha arrancado al poder una concesión con facilidad; pero se han ido logrando muchas cosas. La supresión de esos privilegios y el control de la casta, llegará.

Un saludo.