3/12/11

Gollum rampante



María Dolores de Cospedal en su comparecencia de ayer (LD)

Gollum mató a su amigo para obtener el anillo de poder. No le arredró la soledad ni la necesidad de recluirse durante mucho tiempo en oscuras cavernas para conservar «su tesoro». Cuando lo perdió, dedicó su vida a buscarlo y recuperarlo, sin importarle el sufrimiento propio o ajeno y los daños que pudiera causar para alcanzar su objetivo.

Este personaje de Tolkien es fiel reflejo de la devastación que causa en el individuo la utilización del poder en beneficio propio y se contrapone a la trayectoria de otro personaje, Frodo, que hereda el anillo y asume  la misión de llevarlo al único lugar en el que puede ser destruido para  poner fin a los males que había causado. Frodo no logra sustraerse por completo de la ponzoña de la joya mágica, pero logra recuperarse pronto, una vez que se desprende de él; porque no lo codició para sí en ningún momento.

Mingote dibujó una viñeta hace meses en la que aparecían dos varones que comentan lo hartos que están de la situación y su voluntad inquebrantable de enfrentarse al Gobierno «cuando ganen los otros».

María Dolores de Cospedal anunció ayer un nuevo paquete de medidas de ahorro. Es de todos conocido que el estado de la Hacienda castellano-manchega es ruinoso. No hay dinero, sólo deudas, intereses que pagar que incrementan la deuda cada día y merman las posibilidades de iniciar políticas que relancen la economía. 

No es diferente la situación de la que viven muchas familias. Cuando los ingresos son muy inferiores a los gastos y hay deudas, se recorta hasta en la comida para poder hacer frente a la liquidación de las deudas contraídas. 

Esto es fácil de entender, si se tiene voluntad de salir de la crisis y, sobre todo, si uno considera la cantidad de dinero que se despilfarra en gastos innecesarios al servicio de los políticos: coches de alta gama, que requieren un chófer, mantenimiento, gasolina y son usados hasta para ir a la calle de al lado sin ninguna consideración al gasto que entraña. Electrónica de última generación, gastos en comidas, cenas, desayunos, invitaciones que se hacen en muchas ocasiones sin considerar el beneficio que pueda traer el agasajo, única justificación para el gasto, sino que cualquier excusa vale para darse un homenaje a la hora de comer o cenar a cuenta de los contribuyentes.

Es lógico que el ciudadano esté indignado ante la injusticia de cargar sobre sus espaldas unos sacrificios provocados por una política sin control; pero la realidad es ésta. Han votado durante décadas a quienes demostraban que usaban el anillo de poder en beneficio propio y ahora que no hay ya un euro en las arcas y sí muchas facturas sin pagar, llegan las consecuencias.

En buena lógica, quienes han llevado a la ruina a los demás con sus extravagancias y su desgobierno, deberían estar callados. Los que no se opusieron en su momento con la contundencia debida y colaboraron en el desastre, también deberían asumir su cuota y  todos deberían centrarse en colaborar, por supuesto desde una oposición en la que su objetivo debería ser ofrecer propuestas mejores para alcanzar los fines con menos sacrificios, si es que existen esas fórmulas.

Hoy vemos que no hay lógica. Cayo Lara propone tomar la calle para oponerse a las medidas y el PSOE de Castilla-La Mancha se suma a la llamada de la agitación en las calles contra la política trazada por Cospedal. Sin duda, el PSOE ha derivado en un Gollum que sólo quiere recuperar el anillo del poder, aunque tenga que hundir aún más a España para lograrlo. 

Imaginamos que esto es un adelanto de la responsabilidad y el sentido de Estado que van a exhibir cuando Rajoy llegue al Gobierno y adopte una política similar, no hay otra posible dado el estado de cuentas. 

Castilla-La Mancha va a ser la prueba de fuego de la ciudadanía. Si hemos madurado, las protestas tendrán escaso apoyo; porque entendemos que sólo nos falta dañar más la economía ruinosa que tenemos con huelgas y disturbios. Si no hemos madurado, si las convocatorias obtienen un apoyo amplio, estamos perdidos. 

2 comentarios:

jano dijo...

Carmen, yo creo que la ciudadanía, tan castigada por la crisis y por los gobiernos del ínclito Zapatero, entrará en razón y no escuchará los cantos de sirena de los sindicatos trincones, que nunca se ocuparon de la creciente cifra de parados mientras se embolsaban jugosas subvenciones y prebendas.
Las revoluciones las hacen los intelectuales acomodados y las secundan los desfavorecidos, cuando ya no queda ninguna esperanza ni nada que perder. Pero después de las últimas elecciones generales y autonómicas, se ha visto la voluntad de cambio y esperanza, y la gente tiene algo más en que pensar que en manifestaciones dirigidas por los que nos han llevado al desastre actual, con la cuenta corriente bien surtida.
Los gobiernos de los presuntos "salvadores del pueblo" han durado varias legislaturas pero siempre acaban de la misma manera: con el pueblo más empobrecido y éllos más crecidos en la riqueza.
Saludos.

Carmen Quirós dijo...

En lo último tiene toda la razón, Jano. Esperemos que la gente reaccione como prevé usted.

Un saludo.