12/5/11

Día de duelo en España



Fotografía de la tragedia de Lorca tomada de Libertad Digital


Tristeza. Esa es la palabra que describe el día que le ha tocado vivir hoy a España. A las 17 horas, un terremoto de intensidad 4,5 grados en la escala Richter sacudió la región de Murcia. A las 18:45 una nueva réplica de 5 grados en la escala Richter. La ciudad ha tenido que ser desalojada ante el temor de nuevas réplicas y la cifra actual de muertos como consecuencia del terremoto es de ocho.

En los próximos días, se analizará el suceso, saldrá a la palestra el debate sobre la seguridad en las edificaciones, si se otorgaron licencias de edificación que no contemplaban en su proyecto estudios sismológicos del terreno y se pedirán responsabilidades, más que nada porque estamos en campaña y esta desgracia le viene muy bien a los socialistas murcianos para atacar al partido que gobierna en la región.

Hoy solo quiero mostrar mi pesar y mi solidaridad con los murcianos y expresar la más  profunda condolencia a las víctimas.





Fotografía de la agencia EFE que muestra el cortejo fúnebre de Severiano Ballesteros. (Tomada de ABC)


En el año 1976 del pasado siglo, España apenas contaba en el panorama deportivo internacional. Para el español medio, el golf era un deporte que practicaban los americanos e ingleses millonarios que avanzaban por la madurez y, de repente, entró en nuestras vidas una figura que venía de un pueblo pequeño de la bahía de Santander: Pedreña. Un chico de clase modesta, hijo de un jardinero del campo de golf de esa localidad, que había empezado a trabajar como caddy a los nueve años y se revelaba como una figura importante del golf ganando torneos internacionales con dieciocho años. 

Severiano Ballesteros, Seve, no solo fue un gran deportista. Lo que nos cautivó de él fue su tesón, su temple, esa fortaleza mental que le permitía afrontar las situaciones más difíciles y resolverlas con éxito para lograr el triunfo.

Nos llenó de orgullo, tanto con sus éxitos, como con la imagen sobria, discreta,  noble y sencilla que mostró toda su vida. Le debemos muchas satisfacciones de inmenso valor en la convulsa etapa de la transición en la que la incertidumbre y la crisis nos llenaban de inquietudes y temor. Él nos demostraba que no hay nada irreversible, que el empeño lo puede todo y llenó nuestra vida de horas en las que su éxito era una fuente de satisfacción que vivíamos como si fuera nuestro hermano o nuestro mejor amigo.

El seis de octubre de 2008, nos sobrecogió la noticia de su ingreso hospitalario debido a la detección de un tumor cerebral. Volvió a demostrarnos hasta qué punto podía crecerse ante la adversidad. Logró superar ese primer envite, pero la enfermedad nos lo arrebató el pasado día siete.

Hoy se celebraron sus funerales. Ya no era más que polvo en una urna; pero todos le vimos allí, en el cortejo, vestido con su polo blanco, su pantalón, su jersey azul marino y esa sonrisa brillante que era su sello. Hoy dijimos «hasta pronto» a un símbolo de lo mejor de nosotros mismos. Creo que a estas horas está disfrutando de todos los amores que le arrebató la muerte y es feliz en una nueva vida. La muerte no es el final.

2 comentarios:

jano dijo...

Restablecido el servicio, Carmen, le comento su gran entrada.
Ayer colgué un video que trataba de los terremotos y las poblaciones, y cómo se trata de resolver el problema en países de historia y cultura milenarias, con cascos urbanos antiguos que no se pueden modificar, cuando sucede la catástrofe: no hay solución. Italia y España(y todas las civilizaciones antiguas)tienen edificios antiquísimos que no se deben tocar, pero hay una legislación acerca de construcciones antiseísmos que data de 2002 y que no se cumple. Muchos edificios actuales se desmoronan sin necesidad de terremotos o se deterioran sin más por el paso del tiempo.
Severiano y otros como Ángel Nieto, Bahamonde,Santana... Han dado gloria al deporte español cuando éste no era favorito. En los Premios Príncipe de Asturias a los que optaban Nieto y Santana en deporte junto a F. Alonso, no me pareció acertado el veredicto del jurado al otorgar el premio a F. Alonso, porque en España hemos tenido deportista-pocos- de élite que se lo han sacado de las tiras del pellejo sin ayudas ni infraestructuras de apoyo.
Recuperado Blogger ¡Aleluya!.
Un saludo, Carmen.

Carmen Quirós dijo...

He estado intentando ver fotografías actuales del castillo de Lorca, no las he encontrado; pero es posible que haya resistido mejor que edificios construidos recientemente. Las normas, si no hay una exigencia férrea de cumplimiento, de poco sirven. De hecho en 1955 se publicó una Ley del Suelo que, entre otras cosas, exigía que todo edificio de pisos tuviera una dotación de garaje para las viviendas, perfectamente calculado y especificado.

En cuanto a los premios... Los criterios de los que los otorgan son diferentes a los que manejamos los simples mortales. Un saludo, Jano.