18/5/11

El ascenso al espacio y la caída del ídolo









No solo es obligado por mi parte, sino que me apetece mucho felicitar a Stormy Mondeys por su éxito al conseguir que su canción Sunrise Number 1 sea elegida para sonar en el transbordador Endeabour que realiza su último viaje espacial. Es obligado porque como española, asturiana y ovetense no deja de ser un orgullo su éxito; pero es que Jorge Otero es hijo de una compañera y excelente amiga. Mi más cordial felicitación al grupo.





Miles de personas protestan en Sol por la situación social y política
Manifestación en Sol (ABC)

La pasividad de los jóvenes, su conformismo, su pasotismo, han sido tema de debate en la sociedad todos estos años de zapaterismo. Sí, estos años; porque antes las movilizaciones, en especial en tiempos de Aznar, contaban con una participación activa de los jóvenes; pero ahora parecía que el espíritu combativo, el ansia de cambiar el mundo que se supone a la etapa vital comprendida entre los quince y los veinticinco-treinta años, había desaparecido de la generación actual. 

No era la educación, la ausencia de inquietudes políticas, la tecnología que se supone que les mantenía aislados en los mundos virtuales, la comodidad. No era nada de lo que tantos psicólogos, sociólogos, analistas de prensa y ciudadanos de a pie comentaban. La cuestión era más simple.

Los jóvenes vieron, al menos en la primera legislatura y por eso le otorgaron de nuevo su confianza en las pasadas elecciones, a uno de ellos en el gobierno. Era un perfecto adolescente, lleno de fantasías, ansioso de cambiar el mundo, seductor y cercano a su ideario. Creyeron en él y si con el paso del tiempo fueron apareciendo inquietudes, las descartaron; porque necesitaban creer en ese espíritu rompedor de moldes que se burla de lo establecido, que reparte con largueza ayudas a la emancipación, subvenciones generosas, cheques bebé, y sobre todo, promesas de un cambio radical en la sociedad 

Hace un año los indicios que no quisieron ver, porque necesitaban mantener intacta la figura del ídolo, les golpearon. Le habían creído a pies juntillas cuando juraba que no había crisis, que era un simple ajuste coyuntural de la economía. 

De repente no sólo reconoce que hay crisis, sino que anuncia unos recortes brutales que les desbordan. No opta por recortar gastos en los grandes sumideros de fondos que consumen fondos sin producir, como esa infinidad de empresas públicas fantasma que no producen nada, que solo sirven para pagar sueldos espléndidos a los afines o en otras partidas que apenas notaría el ciudadano medio, sino que sacrifica a los más vulnerables: jubilados, funcionarios, ayudas a los parados. Lucharon por mantener la fe; pero el sentimiento de traición e injusticia era inevitable y les exigía una lucha por sofocarlo.

Una vez que se abre la primera grieta, la fractura se precipita. Leen en la prensa con demasiada frecuencia que se les han dado subvenciones de seis cifras a los sindicatos, un dinero que, aplicado a las pensiones, al paro, a ayudar a los emprendedores, paliaría mucho los dramas que ven en su entorno directo o cercano. 

Aún queda un reducto que ayuda a luchar por proteger el culto al líder adolescente: su antibelicismo, la seguridad de que, aunque los mercados, los aborrecidos capitalistas le hayan obligado a sacrificar a los más débiles, bien a su pesar, sigue siendo el hombre de paz, diálogo y concordia que nunca nos llevará a una guerra, como lo hizo Aznar. Y de repente, estalló Libia y el mundo se les vino abajo.

Entendieron que todo era un engaño, que no era un idealista, sino un embaucador sin escrúpulos que vendía una mercancía falsa en todos los terrenos y muchos iniciaron la travesía del desierto

El pragmatismo de la derecha, ese amor por el orden, por la contabilidad, por la vulgaridad de preocuparse por el dinero, advertir que se está gastando demasiado en aventuras que no generan ningún retorno, por preguntar cómo vamos a pagar o cuánto nos va a costar esto o lo otro, es irreconciliable con una mentalidad en la que el ideal prima sobre lo material, en la que pedir lo imposible es un programa de vida y eso lo sabemos muchos que también tuvimos quince años y quisimos cambiar el mundo.

La derecha no representa ni puede representar esa mentalidad inquieta y aventurera de quien empieza a descubrir el mundo, sabe lo que no quiere; pero ignora cómo funciona el sistema y la izquierda les ha traicionado con un cinismo y una crueldad imperdonable. Han visto que el principal adalid de la deconstrucción de las instituciones es el gobierno, una vez que aceptaron el engaño. Han escudriñado los compadreos, las componendas de los grandes partidos y se han sentido asqueados.

Y han dicho: «¡Hasta aquí hemos llegado!» Son los putos amos de las redes (lo siento, se llama así técnicamente). Compartieron en ellas su malestar, maduraron su plan y se citaron en un punto concreto. 

Algunos políticos avispados, por ejemplo el PSOE, siempre dispuesto a pescar en río revuelto, intentó cortejarlos (con indecible torpeza) publicando por error en su web su manifiesto y tuvo que retirarlo a toda prisa ante la indignación añadida del movimiento 'Democracia Real Ya' que les ha dejado bien claro que no les representan. Los pobres no han comprendido que la madre y el padre de ese movimiento son ZP y Zapatero, que les ha traicionado

Así que la revolución por el cambio ha cruzado el Estrecho y ha reunido hoy cuatro mil personas, la mayoría jóvenes, en la plaza de Sol. No es posible predecir en qué terminará todo esto; pero como comparto la esencia de su movimiento, como quiero que se saneen las instituciones y se restaure la democracia asolada por Zapatero y sus cuates, es obligado y me apetece muchísimo felicitar a 'Democracia Real Ya' con todo mi corazón.

10 comentarios:

libresenda dijo...

Doña Carmen, la felicito por su análisis con el que coincido plenamente.

nikita dijo...

Quisiera ser tan optimista como Vd. Dª Carmen. Pero no sé, no sé.

Pero tantos años de manipulaciones y mentiras me han convertido en una "ecléctica" (como decía áquel) de tomo y lomo.

Felicite a su amiga de mi parte, tiene que estar muy orgullosa.

Buenos días.

elquiciodelamancebia EQM dijo...

Dña. Carmen, la esencia del movimiento es tan real como vd la cuenta.

Otra cosa es quién la ha puesto en marcha, por qué y a quién beneficia.

Creo que Alfredo, el que lo sabetododetodos, está al cabo de la calle.

De la movida de la calle, digo.

EQM

espia ruso dijo...

Lo refleja usted espléndidamente doña Carmen.
En mi modesta opinión, el gran error del fenómeno además de lo que usted cita, fue el rodearse para gobernar por gente inexperta y con menos carisma que él, si eso es posible.
Más delito tiene si cabe, el contar con elementos como Rubalcaba, Solbes o el mismo Bono, que teniendo la experiencia que tenían se dejaron embaucar sin pararle los pies.
Si esto hubiese sucedido, no estaríamos ahora lamentando esta situación.

Carmen Quirós dijo...

Yo también pensé al comienzo si no estará poniéndose en marcha el movimiento en las calles para recibir con una buena traca a los elegidos el día veintidós. Tras informarme un poco sobre la génesis del movimiento, veo que, en principio, no tiene por qué ser así. Puede que lo contaminen, puede que lo manipulen, más adelante; pero de momento, parece genuino y es una buena nueva.

Esta fuente me merece confianza.

Libresenda, Nikita, EQM, espía ruso, es un placer leer sus comentarios.

J.I. dijo...

Dª Carmen. Lo siento pero su análisis peca de exceso de buenismo. Los que están en Sol, en su mayoría, tienen un tufillo a antisistema que tira pa´trás.

En lo que estoy de acuerdo con ud, es que es una vulgaridad, eso de tener que madrugar cada día para ir a trabajar y tener que pagar facturas y, llevar una vida, mínimamente ordenada. Los antisistemas, los ocupas, ya sabemos cual es su "ideal" de vida. Así que, reitero. Para mi su enfoque es demasiado empalagoso. Nos vemos en la cubierta de la Argos.

Carmen Quirós dijo...

El tiempo nos dirá qué hay tras todo esto y si el voto de confianza que otorgo al movimiento como punto de partida es un error de apreciación. Gracias por su comentario, J.I. Nos vemos.

Belosticalle dijo...

Doña Carmen, muy bien pensado y expresado. Pero por mi parte, escepticismo.
No lo puedo evitar. Me parece un batiburrillo invertebrado, amorfo. Y para acabar de fastidiarme las expectativas, ayer por la tele me sale en primer plano un líder pijo, ¡un sosias de ZP! Jovencito, sin bolsas en los ojos todavía, claro; pero la misma expresión, la misma sonrisilla de cómplice perpetuo… Ya sé, un detalle así no debería impresionar, pero…

Además, un cambio eficaz y racional no requiere de momento una revolución o salto al vacío. Unos cambios técnicos obrarían milagros, como las listas abiertas y cosas así. Si el bipartidismo es problema, el multipartidismo lo será igual o peor, si al elector se le priva de su derecho a elegir por su cuenta a las personas válidas, y no estar a las que le impongan los partidos.

Un saludo cariñoso, y se agradece su remesa de ‘sebastianas’. Procuraré no malgastarlas.

J.I. dijo...

Estimada Dª Carmen. Ayer colgué en la cubierta de la Argos, un video de DRY convocando a la pasada manifestación del día 15. Antisistema puro. Saludos.

Carmen Quirós dijo...

Belosticalle, J.I., les agradezco su comentario. He estado estos días atrapada en una crisis de vértigo (fisiológico) y ni siquiera encendí el ordenador. Disculpen mi silencio.