4/11/11

Amaina la tormenta griega



Papandreu, a su llegada a la reunión con su grupo parlamentario. | Efe
Yorgos Papandreu llega a la reunión con su grupo parlamentario (EFE para 'El Mundo)

He elegido esta foto porque siempre me ha sorprendido la dicha que sienten los profesionales cuando respiran junto a su jefe. Si les concede unos minutos de charla, entonces toca éxtasis místico en el agraciado y celos invencibles en los preteridos. Las caras que rodean al Primer Ministro en un momento tan grave y tenso, no dejan de ser una muestra representativa de ese fenómeno.

Hoy se despejó el cielo en Grecia, al menos ya no hay llanto y crujir de dientes dentro y fuera. El referéndum, tal como cabía prever, ha sido descartado.

Papandreu no lo anunció en su intervención parlamentaria; pero cuando terminó la intervención, el responsable de la cartera de Finanzas Evangelos Venicelos se encargó del anuncio oficial de que no se celebraría el referéndum.

La retirada de la consulta era la condición necesaria para que el jefe de la oposición, Antonis Samaras (Nueva Democracia), se aviniera a negociar. Así lo habían acordado en una conversación previa a la comparecencia en el Parlamento.

La intervención de Samaras fue severa, no podía ser de otro modo. Acusó a Papandreu de mentir y chantajear; porque se había demostrado que su amenaza de convocar un referéndum no era más que un farol. Exigía su dimisión, la formación de un gobierno de transición que tome las riendas durante seis semanas, formado por personas con amplia aceptación para ir a las elecciones, que se celebrarían al cabo de ese tiempo

Mañana el Primer Ministro se someterá al final del día a la moción de confianza. Las deserciones de miembros de su partido, que le negaban su voto ante la convocatoria del referéndum, le habían situado en una tesitura de debilidad, le privaban de la mayoría que necesitaba para ganar la votación. Ahora queda por ver si el anuncio devuelve o no las ovejas al redil, si gana o no esa moción

Aventuraba en mi entrada de anteayer, que ese sorprendente anuncio podría ser una estrategia para hacer recapacitar al pueblo griego, enfrentarle del modo más crudo a las consecuencias de rechazar las medidas que exige la UE para proceder a la entrega de los fondos aprobados y a la oposición, incapaz de parar una decisión potestativa en exclusiva del Primer Ministro, viendo que abocaba al país a la ruina irremediable

No perdía nada con esa salida intempestiva. Con la calle tomada por los sindicatos, huelgas salvajes cada semana, destrozos, pérdidas insostenibles en una economía quebrada, era imposible gobernar

Ahora será posible formar un gobierno de coalición. Después de todo, Samaras y Papandreu compartieron habitación en su etapa universitaria en EEUU y probablemente tengan mejor relación personal de la que aparenta el juego parlamentario. La renovación de la cúpula del Ejército puede tener que ver con el malestar de la anterior ante los desórdenes públicos que sumían al país en el caos y que podrían amenazar con lo peor que le podría pasar a Grecia: sufrir algún tipo de golpe de Estado en estos momentos.

Es posible que, dimita o no, se forme un gobierno de transición o una coalición, haya bastantes posibilidades de que los sindicatos, tras la tensión que ha soportado la población estos tres días, se lo piensen mejor a la hora de convocar huelgas y que, si lo hacen, el repudio sea amplio por parte de los ciudadanos. 

Siguen siendo suposiciones. Las próximas semanas nos mostrarán los efectos reales que derivarán del inesperado jaque planteado por Papandreu.

2 comentarios:

jano dijo...

Excelente reflexión, Carmen.
Sigo pensando que Papandreu, después de haber heredado el "marrón" de anteriores gobiernos y teniendo que lidiar con una población tan altiva y orgullosa como la griega, ha decidido lanzar un globo sonda a la ciudadanía (que ha rechazado por mayoría el referéndum), a la UE y a la oposición para sacar a flote el trirreme griego, que hace aguas por los costados y va a la deriva por el Egeo, ante el temor a la venganza de las Erinias. Es un magnífico trilero que maneja el cubilete con maestría (ya quisiera Zapatero).
Europa y Grecia caminan por la calle de la amargura, y yo espero que juntos caminemos por ODOS ONIROM
Un saludo, Carmen.

Carmen Quirós dijo...

Gracias por el comentario y por la canción, Jano. Me ha encantado. Un saludo.